Zur Startseite Zur Startseite
recomendar la página versión para imprimir
EventosLa voz de la juventud

Padrón biométrico y fraude electoral

Por Catalina Fuentes Benítez

El padrón biométrico surge en nombre del progreso y los avances tecnológicos, con la idea de hacer el voto más eficiente y confiable. Sin embargo, lo que se conoce de él es muy poco  y desgraciadamente no todo lo que brilla es oro. Esta herramienta presenta grandes desafíos y amenazas para la transparencia electoral y el voto secreto y de no ser utilizada con suma cuatela y control sirve como manto democrático para regímenes totalitarios.

¿En qué consiste el padrón biométrico? básicamente se trata de la utilización de alguna característica inequívoca de las personas, como la retina, las huellas digitales, la voz u otros, para el registro de los votantes y luego identificarlos al momento de emitir su voto. Si bien se relaciona con el voto electrónico, éste presenta muchas modalidades y la utilización del padrón biométrico es más bien la excepción que la regla. Ya que solo se cuenta con los casos de Venezuela, Bolivia, Colombia, Filipinas y varios paises de África como Ghana, Uganda, Nigeria, Namibia, Mozambique y Sierra Leona.

Sus ventajas se argumenta que radicarían en la eliminación del error humano, una mayor transparencia, menor fraude y garantizar que haya un solo voto por persona.

Sin embargo, la realidad muestra que nada de esto ocurre sino más bien lo contrario y los casos de Venezuela, incorporado en el 2004 y Bolivia en el 2009,  lo ilustran muy bien. En Venezuela su método de votación es de los más automatizados del mundo. En cuanto al caso de Bolivia, que ha imitado a Venezuela en gran medida, el padrón biométrico se utiliza desde las elecciones presidenciales del 2009 y se prevé que para las próximas elecciones el voto será completamente electrónico.

De manera inversa a lo que sostienen sus defensores, el padrón biométrico quita todo vestigio de transparencia. Esto se debe a que se elimina el control en cabeza de los ciudadanos y los partidos opositores y se deja en manos de un grupo muy especializado de ingenieros que tienen acceso exclusivo a la información y pueden modificar los votos de manera generalizada. Es decir, que la integridad del proceso electoral ya no depende tanto de los miles de personas que trabajan en las mesas de votacio?n sino que del pequen?o grupo de operadores del sistema.  

Los peligros de esto se pueden ver en el informe realizado por el Grupo de Seguimiento Técnico sobre las elecciones de 2006 en Venezuela, en las cuales intentó llevar adelante una auditoría formal pero esto fue impedido por el Consejo Nacional Electoral, ya que se obstaculizó el acceso a la información básica requerida por un ente auditor, se mantuvo en secreto otras como el listado completo de máquinas de votación y servidores de acopio de la información y los nombres y roles de los funcionarios que tomaron parte en el proceso.

El gobierno guarda celosamente todos los detalles de su funcionamiento en Venezuela, como una manera clara de evitar su control externo.  A su vez, el mismo informe muestra la utilización de pendrives y la inexistencia de garantías de que la clave requerida para la transmisión de datos no sea informada a personal no autorizado. Estas cuestiones implican una amenaza cierta de que la información se altere de forma indebida y de acuerdo a la conveniencia. Por otra parte, es una realidad que los procesos de auditoría son de por sí escasos y muy costosos, por lo que no hay muchos incentivos a realizarlas y el monitoreo es escaso.

Luego, otra de las grandes amenazas que presenta esta herramienta, es el no mantenimiento del secreto del voto. En Venezuela, al igual que en Bolivia, se utiliza una máquina de captación de huellas digitales destinada en principio a identificar impostores e impedir que una persona pueda votar más de una vez al comparar con la base de datos previa. Por el contrario, lo que ocurre es que se transmite la información del votante identificado junto con su voto. Es decir que hace posible cruzar ambos datos. En definitiva, la combinación de máquinas de votación y máquinas captahuellas generan una combinación perfecta para crear desconfianza en el secreto del voto.  Por último, esta herramienta en vez de eliminar el fraude, lo perpetúa y permite su organización desde la esfera del poder.  El mecanismo de fraude electoral consiste en el abultamiento del padrón biométrico, generando el número de votos que el régimen requiere para ganar las elecciones cómodamente. Esto se puede ver de manera cristalina en Bolivia, tal como demuestra Fernando Bazúa en La danza de las cifras. En las elecciones del 2009, al 7 de septiembre había inscritas casi 3 millones de personas y el presidente Morales ordena llegar a 5 millones de personas inscritas para la votación. En 6 semanas el padrón creció un 94%,  es decir que en promedio se empadronaron poco ma?s de 95,000 personas diarias, cuando la capacidad para procesar de la Corte Nacional Electoral es so?lo 60,000 registros diarios. Esto amerita cuestionarse como es posible que la Corte Nacional Electoral, forzando sus equipos a ma?s del 150% de su capacidad y ayudada por la famosa venezolana Smarmatic, haya empadronado a tantos en tan poco tiemp; ¿Serán tan eficientes al cumplir la próxima meta del presidente en las elecciones de octubre de este año? Teniendo en cuenta que el padrón seguirá siendo el mismo.

Finalmente, si no instrumentan controles adecuados, la utilización de estas plataformas electrónicas pueden generar, miedo, desconfianza y sin duda, alterar los resultados de una elección en función del gusto del gobernante de turno. Es decir, que es una herramienta que ha demostrado su capacidad de ser funcional para fines totalitarios y permitir la imposición de su poder absoluto bajo una pretendida legitimidad democrática.

 

"La voz de la juventud"

Nueva publicación disponible

Comenzando un nuevo año la Fundación Friedrich Naumann para la Libertad Argentina presenta su nueva publicación titulada "La voz de la juventud". La misma reune un trabajo conjunto de jóvenes integrantes de la Fundación Libertad, Fundación Bases, Instituto Amagi, Federalismo y Libertad, Instituto Idear y Libertad y Progreso. Durante diversos talleres una nueva generación de jóvenes liberales ha trabajado, redactado y editado con total libertad un texto sobre Pobreza, Economía de mercado, Medio ambiente, Estado de Derecho, Educación y Propiedad Privada.
Los ejemplares ya están disponibles sin cargo en la sede de la Fundación, Av. Rivadavia 1829 piso 9 y se pueden retirar de 10 a 18 horas de lunes a

Faltas Morales de Victor Hugo, contra la libertad de expresión

Por Damián Arabia, integrante de Nueva Generación de Unión por Todos

Hace tiempo que es evidente la voluntad del kirchnerismo por instalar un discurso único y acallar las voces disidentes al relato oficial. No significa que lo logren, pero a claras luces está demostrada su intencionalidad hacia este objetivo.

La idea de la "diversidad de voces" para el kirchnerismo, no es que haya la misma gente diciendo distintas cosas, sino distinta gente diciendo la misma cosa. Tiene que ver con generar una dependencia tal por parte de los medios de comunicación para con el gobierno nacional, que no quede otra opción que narrar las benevolencias del modelo. Por decirlo de otra manera: Para sostener un medio en Argentina, hay que ser oficialista.

Esta lucha contra los supuestos monopolios y la creación de enemigos ficticios, más o menos indefinidos (la corpo), no es más que una pantalla para ocultar la verdadera naturaleza del oficialismo: La búsqueda implacable de la obsecuencia.

Víctor Hugo Morales, el famoso creador del "Barrilete Cósmico", no es la excepción. Hace algunos días, el periodista kirchnerista inició "La lucha para que cierren la cuenta que lo parodia en Twitter" según informa el periódico digital ultra oficialista InfoNews.

Según denunció el periodista "Twitter debe cumplir con su política de seguridad con las parodias. @victorhguo590 causa daño y merece ser sancionado."

Sin embargo, las normativas del sitio twitter establecen claramente que lo realizado por la cuenta @victorhguo590, es absolutamente válido, ya que debidamente aclara y notifica ser una parodia, un personaje, y no la verdadera cuenta de la persona.

Fue cuando entonces Víctor Hugo acudió al público a través de su cuenta oficial, para que sus seguidores realicen un "#Spam Masivo" contra la tan divertida parodia. 

Lo que Víctor Hugo denomina "#Spam Masivo" no es otra cosa, que  el silenciamiento de lo que el locutor no desea escuchar. 

¿Qué pasaría si realizaran una parodia de su programa televisivo, curiosamente llamado ?Bajada de Linea?? ¿Víctor Hugo llamaría a censurar al canal o el programa? Más aún ¿Qué pasaría si a Víctor Hugo sencillamente  le dejara de resultar gracioso algo que yo mismo dijera desde mi propia cuenta de twitter? ¿Llamaría a un #Spam Masivo en mi contra?  

Habiendo fallado en su nuevo intento, no pudo hacer más que desquitarse con su propia audiencia: "Quien confunda mi cuenta de twitter es por  ignorancia o malicia. Y para los dos casos no hay remedio.

Lo que Morales expresa, no es otra cosa que su propia naturaleza, y la lógica misma del kirchnerismo: Su esencia en contra de la libertad de expresión.

Por mi parte, solo puedo aconsejarle Víctor Hugo que recuerde las hermosas palabras de Voltaire: "No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo".

    

Jóvenes liberales argentinos en los medios

Las voces de los jóvenes liberales se están haciendo escuchar en los medios de comunicación argentinos. Este mes varias publicaciones en importantes diarios impresos y portales online reflejaron la opinión de nuevos exponentes de las ideas de la libertad.

Adam Dubove inauguró su columna semanal en Infobae con un artículo sobre la necesidad de expandir las ideas en el ámbito político. " Estamos ante un conjunto de opciones acotadas, una falsa diversidad, en la que la solución debe provenir del Estado o del Estado", destaca. Pueden ver aquí la nota.

Otro jóven que debutó en el diario Perfil es el docente Ezequiel Spector con una editorial sobre la división de poderes y el Estado de Derecho. "Muchos cuestionan los límites constitucionales y sostienen que a veces la concentración de poder es buena porque le permite al poder político combatir al poder económico: si el poder político está dividido, no puede luchar contra los intereses económicos concentrados. No obstante, este argumento es infantil", resalta. Aquí su editorial

El economista e investigador de Libertad y Progreso Ivan Carrino realizó un nuevo artículo para el Cronista Comercial sobre el tema de la pobreza. "De hecho, si tomamos los valores de la Canasta Básica Total –que delimita los hogares que se encuentran bajo la línea de pobreza– vemos que estos aumentaron a un ritmo promedio del 9,2% anual (apenas por encima de la inflación del INDEC), mientras que las estimaciones privadas sugieren que en el mismo período los precios en general aumentaron un 20% anual. Algo hace ruido". Artículo completo.
Es una muy buena noticia que nuevas voces se escuchen en defensa de la libertad. Felicitamos a Adam, Ezequiel e Ivan por los logros en este 2012 y esperamos que continúen con su labor en el futuro!


Los jóvenes en el Congreso Internacional de la Escuela Austríaca de Economía

Junto al investigador de la Fundación Libertad y Progreso Ivan Carrino y el periodista Alejandro Sala, quienes expusieron sobre temas bancarios y monetarios, fueron becados por la Fundación Friedrich Naumann para la Libertad, Argentina  para presenciar el Congreso en Rosario los jóvenes Nicolás Turdó de Tandil y Jalenska Zurakoski de Neuquén.

En unos breves trabajos solicitados para la ocasión ellos desarrollaron temas relacionados a la educación y al estudio de propuestas de orientación "austríacas" para las problemáticas argentinas.

"En Argentina, donde la oferta de bienes y servicios es limitada, es usual que el gobierno quiera solucionar ese problema con la inflación, eludiendo el dilema económico fundamental: la escasez. Así, con el aumento de la oferta de dinero, por ejemplo gracias a la manipulación de los encajes bancarios, se estimula el consumo creando en el corto plazo una artificial reactivación económica. No obstante, la manipulación del sistema monetario elude el hecho que para reactivar la economía hace falta ahorro", afirma en su trabajo Jalenska.

Por su parte, Nicolás en su exposición decidió abordar el tema educativo desde una perspectiva liberal: "En nuestro país, al igual que en muchos otros, se utiliza la definición de Educación Pública para hacer referencia a la educación propiciada por el gobierno... pero acaso la educación privada ¿no es también para el público? En líneas generales, ¿no es acaso una educación sin más barreras que las generales a cualquier servicio privado? Por lo tanto, podemos afirmar que se trata en realidad de un juego de palabras, una trampa, formulada por los gobiernos para tapar lo que realmente esconde". Pueden descargarlos textos aquí.

Es para la Fundación Friedrich Naumann para la Libertad uno de los objetivos más importantes continuar trabajando con jóvenes de todo el país. ¡El futuro...empieza hoy!

La Cárcel del sistema educativo

Por Marcos Falcone, integrante del Partido Liberal Libertario

Que una sociedad verdaderamente democrática y tolerante debe tener como el pilar más importante para su crecimiento la defensa de la libertad individual, sólo juzgada eventualmente por la ley, no es un secreto. Las sociedades más desarrolladas, aunque con ciertos defectos colectivistas, nos demuestran que el laissez faire sirve para que allanar el camino a la superación personal y a la felicidad a los individuos.

 

Esta política no es posible si hay una autoridad por encima de todos ellos que determine las conductas, fuerce comportamientos, dirija recursos que no son suyos, entre una serie de cuestiones. No obstante la mayoría de los integrantes de una “sociedad abierta” (como la llamó Popper) acepten este postulado, la existencia del Estado es condición indispensable para no caer en la anarquía; desde el liberalismo siempre se buscará, por lo tanto, reducir al “Estado” sin eliminarlo, algo así como soportando el mal menor.

 

Sin embargo, no hay en realidad consenso en el liberalismo sobre qué rol debería desempeñar el Estado; por dar un ejemplo, sobre si debería limitarse a la seguridad interna y externa, o agregar la educación y la salud, o no asumir algunas de esas cuestiones como responsabilidades propias. Dada esta situación, que no es por cierto una discusión intrascendente en el mundo de las ideas, definir precisamente el rol del Estado es un tema que deliberadamente evitaremos hoy. Por el contrario, el objetivo será describir un aspecto de la vida cotidiana en el que las leyes argentinas, puntualmente, están lejos de ser liberales.

 

Una de las cárceles en las que nuestra legislación nos encierra es la del sistema educativo. Quizás sería apresurado decir que las leyes educativas cuentan con gran apoyo por parte de la sociedad argentina, pero si así fuera, el camino a seguir tiene que ser convencerla de las ventajas del liberalismo también en este tema.

 

Antes de hablar de la currícula única o de la imposibilidad de una verdadera educación en casa (homeschooling), hay que referirse simplemente al acceso a la educación. En Argentina no es sólo un derecho, es también una obligación. Por lo tanto, no ir a la escuela primaria o secundaria va contra la ley.

 

El Estado obliga a todos los padres a enviar a sus hijos a una escuela; aunque se podría argumentar que en nuestro país hay libertad porque se los pueden enviar a una institución pública o privada. Este argumento carece de veracidad alguna, puesto que los contenidos no cambian en una o en otra. Las escuelas públicas comparten un plan de estudios y quizás las privadas agreguen lo que consideren conveniente (las instituciones eclesiásticas agregan enseñanzas relacionadas a la religión, colegios bilingües imparten asignaturas en otros idiomas), pero no pueden salirse de la currícula básica única que el Estado impone. Es decir, es el plan de estudios que propone un burócrata el que su hijo debe estudiar, le guste o no, en la institución a la que desee concurrir, lo que, en realidad, no cambia sustancialmente el estado de las cosas[1].

 

Aún se podría argüir que existe hay una posibilidad real de educar a los hijos en casa, de practicar el famoso homeschooling. La ley no prohíbe expresamente la educación en casa, y si sólo la ley crea delitos, entonces cualquiera que no participe del sistema de educación formal está libre de cargos.

 

No obstante, quienes no envían a sus hijos a las escuelas “oficiales” se eximen sólo para que al final del año deban enviarlos a hacer un examen para “documentar” que “pasan” de año. Pues, aunque el homeschooling no está prohibido, dada la obligatoriedad de la enseñanza los consejos provinciales de Educación tienen que controlar el aprendizaje en todos los casos, incluso cuando se da en la casa[2]. ¿De qué libertad estamos hablando? El examen que rinden quienes practican homeschooling sigue siendo diseñado por el Estado. No hay espacio para libertad alguna. Si los chicos que no van a la escuela no toman ese examen, no podrían ni siquiera, si así lo desearan, entrar a la universidad, para la que necesariamente hay que certificar haber terminado la escuela secundaria. Nadie puede en la práctica, como hacían las mentes brillantes de siglos anteriores (como personas tan diferentes como Leonardo da Vinci o Thomas Edison), estar libre la interferencia estatal y estudiar por sí solo.

 

No es difícil demostrar que toda educación en Argentina es estatal. El sistema necesita una reforma urgente, y en varios aspectos. Este no es uno menor. La educación no sólo debe ser optativa[3], sino que debe ser realmente abierta; las currículas deben poder competir en todas las escuelas, pues sólo así los padres (la demanda) eligen las opciones (la oferta) que los satisfacen, teniendo como una de ellas directamente no asistir a ninguna institución.

 

En este sentido, una de las propuestas liberales más famosas[4] (ideada por Milton Friedman, de la escuela de Chicago) es la del voucher educativo. El programa, en pocas líneas, es el siguiente: el Estado entrega a las familias un “ticket” que tiene un valor pero es únicamente utilizable para elegir la escuela que consideren apropiada para sus hijos; los establecimientos reciben dinero automáticamente en base a la cantidad de vouchers que tengan. Este sistema fomenta la superación y competencia entre colegios: los que no son legitimados por el público deben cerrar, y los que sí lo son disponen de gran cantidad de interesados y por ende dinero para continuar y expandirse. Son los padres, y no el Estado, los que deciden qué aprenden sus hijos. En aquel marco, otra de las ventajas es que reduce al mínimo la burocracia estatal, pero ese no es tema de este artículo.

 

Alguno podrá decir que dedicarle tiempo a este tema es inútil, puesto que aun liberalizando la educación la gran mayoría de los padres seguiría enviando a sus hijos a una escuela, que si existiera la mayoría iría al sistema del Estado, y así. Y nadie dice que esté mal que eso pase; lo que no es aceptable es seguir obligando a los ciudadanos a enviar a sus hijos a que sean adoctrinados por el Estado, si por cualquier motivo (religioso, ideológico, cultural) así no lo desean. El liberalismo es el histórico garante de los derechos humanos y debe proteger a toda minoría, por pequeña que sea, del avance estatal. En este caso, de la cárcel que propone el sistema educativo actual.



[1] Aunque (todavía, vale decir) no es obligatorio entrar a la universidad, hay que remarcar que tampoco allí las instituciones tienen libertad de acción, visto que su plan de estudios debe ser aprobado por la CONEAU para que obtenga reconocimiento oficial; la cárcel, entonces se extiende al ámbito superior.

Otras informaciones en sitio web del Partido Liberal Libertario, Cerrar la CONEAU para recuperar la independencia académica, 4/4/11 (disponible el 10/03/12):

http://www.liberallibertario.org/home/index.php/prensa/archivo/269-cerrar-la-coneau-para-recuperar-la-independencia-academica

[2] Otras informaciones en sitio web La opción de educar en casa, El homeschool en Argentina. La Sentencia de 3 de octubre de 2008, 25/10/08 (disponible el 10/03/12):

http://madalen.wordpress.com/2008/11/25/1209/

[3] “Hay quienes sostienen con vehemencia que el monopolio de la fuerza debe por lo menos ocuparse de que se imparta una enseñanza mínima compuesta por asignaturas consideradas básicas. Pero es que si la gente considera que debe aprender ese mínimo es precisamente lo que hará. Por el contrario, si estima que debe estudiar otras cosas, no hay fundamento moral, ni jurídico ni económico para que proceda siguiendo los cánones establecidos por otras personas”. Las oligarquías reinantes, Alberto Benegas Lynch (h). Editorial Atlántida, 1999 (pp. 91-92).

[4] Hay que recalcar que es una propuesta y que hay otras; si se le preguntara, por ejemplo, a un adepto a la escuela de Viena, probablemente hablaría de otro plan con implicancias sumamente menos onerosas para el Estado. El de Friedman es, no obstante, y si se quiere, el más “correcto” políticamente si se asume que el Estado se involucre en la educación, aunque sólo sea para decir “tienen libertad para hacer lo que deseen”.

Agenda Liberal
Conferencia Online: "Una visión crítica sobre Paul Krugman" a cargo de Robert Murphy - 30 de marzo 21:00Hs Argentina
Incripciones sin cargo: bases@fundacionbases.org


Nuestro canal de Youtube
Sumate a nuestro Facebook!
Twitter