Zur Startseite Zur Startseite
recomendar la página versión para imprimir
InstitucionalValores de la libertad

Valores de la libertad

El liberalismo parte de una premisa simple y general para cualquier individuo: El derecho inalienable de todas las personas a vivir en libertad, a disponer de su propiedad y a la búsqueda de la felicidad como cada uno desee, sin que otras personas puedan imponer un modo de vida determinado o robar el fruto de su trabajo, producto de relaciones libres. No importa si existe un grupo mayoritario de personas con estas intenciones o si se trata del gobierno establecido, los derechos individuales son invulnerables.

Es decir, la filosofía de la libertad es para todos aquellos que desean vivir en paz y dejar vivir, sin imponer ni ser impuestos, en un marco de igualdad ante la ley, sin distinciones ni privilegios para nadie.

 


 "Nadie me puede forzar a ser feliz
a su manera, si no que cada quien
debe tener la oportunidad de buscar
la felicidad a su propio modo,
siempre y cuando respete la libertad
de los demás de aspirar a lograr
su propia dicha".


Immanuel Kant

 


Si bien la búsqueda de la libertad es tan antigua como sus intentos por vulnerarla, se reconoce a John Locke como el padre del liberalismo clásico, quien desde su destacada obra contribuyó a la reforma política inglesa abriendo el camino hacia el parlamentarismo, la división de poderes y la libertad religiosa, dejando atrás el absolutismo monárquico para siempre en su país, convirtiéndose en un clásico del pensamiento libre.

Para el desarrollo individual es fundamental la limitación del gobierno y su división en poderes independientes, que puedan ejercer un efectivo control en un ámbito de libertad y respeto. La vulnerabilidad de la república sin dudas conlleva a la suma del poder público y ese es el escenario más peligroso para la libertad de las personas.

 


"No hay individuos, ni iglesias,

ni estados, que tengan justificación

para invadir los derechos civiles".


John Locke

 


La República Argentina, luego de su independencia y cuatro décadas de conflictos internos y luchas fraticidas, pudo encontrar en el proyecto constitucional de Juan Bautista Alberdi en 1853 un camino de libertad que convirtió a un desierto inhóspito en una potencia internacional, sólo garantizando la libertad y la propiedad a los miles de inmigrantes que llegaban a diario al país.

El cambio del exitoso modelo liberal por el corporativismo político y económico ha logrado hacer de Argentina el primer país ?desdesarrollado? del mundo, es decir, el único en haber perdido el desarrollo económico luego de haberlo conseguido.

Hoy, en el Siglo XXI, las oportunidades de recuperar la senda del crecimiento son infinitamente superiores a las que existían cuando tantos ciudadanos del mundo venían en búsqueda de un futuro mejor. La integración está a la vuelta de la esquina y el mundo es una oportunidad. Tal cual lo comprobó una generación no hace mucho tiempo, no hay mejor proyecto que la libertad en un marco de responsabilidad y el libre comercio para vencer a la pobreza y la exclusión.

 


"El gobierno no ha sido creado

para hacer ganancias, 

sino para hacer justicia.

No ha sido creado para hacerse rico, 

sino para ser el guardián y centinela

de los derechos del hombre,

el primero de los cuales es el derecho al trabajo,

o bien sea la libertad de industria". 


Juan Bautista Alberdi

Agenda Liberal
Seminario Online Fundación Bases con Agustín Laje: "El feminismo como máscara del marxismo cultural".
Fechas: 7,14,21 de junio, 20hs Arg. Inscripciones sin cargo a marcelo.duclos@fnst.org

Nuestro canal de Youtube
Sumate a nuestro Facebook!
Twitter